Lugares imprescindibles para visitar en Canadá

  • Home
  • Destinos
  • América del Norte

Lugares imprescindibles para visitar en Canadá

Ocho meses de frío extremo no son impedimento para visitar las maravillas que ofrece este gran país cosmopolita

Pese al frío, los canadienses se las ingeniaron para estructurar una manera de vida muy confortable, concebida a puro sentido práctico y un peculiar “savoir faire”. Trabajan mucho y a la vez son capaces de vivir relajadamente. 

Las ciudades principales 

*Toronto: Cuenta con el Path, la ciudad subterránea que es un especie de mundo paralelo con su túnel de 27 kilómetros de largo que conecta oficinas y hoteles, con más de 1200 comercios y el subte, sin el Path nadie podría asomar la nariz para enfrentar el frío extremo del invierno. 

Durante el verano, los parques y las plazas se convierten en grandes livings al aire libre, donde se celebran picnics al estilo europeo entre árboles que estallan de verde. El más popular es el High Park, de playas sobre el lago Ontario y de patios cerveceros. 

En el barrio de Kensington Market se celebran festividades para que las colectividades no olviden de donde vienen y para no perder sus tradiciones. Las casas aquí son de estilo victoriano, ya que los ingleses fueron los primeros en instalarse. Ya entre 1910 y 1920 llegó el turno de los judíos, quienes convirtieron las casas de té en comercios y cuando se fueron hacia el norte de la ciudad alquilaron las propiedades a italianos, húngaros y portugueses. 

En los 80’ se llenó de estudiantes y de boutiques vintage tales como Courage my love o Exile. Y hoy, hay un poco de todo, además de gran cantidad de paredes con grafitis que se parecen más a obras de arte que a pintadas vandálicas. En pocas cuadras, el barrio exhala la esencia cosmopolita de esta ciudad. Aquí el restaurante Rasta – Pasta ofrece cocina ítalo – jamaiquina; enfrente, The Market Bakery hornea deliciosas butter tarts, el postre original de Ontario, que se elabora con huevo, azúcar negra y manteca. 

Algunas cuadras más adelante del barrio, está la más famosa de las seis Chinatowns que hay en Toronto. Dos clásicos allí son los restaurantes Kings Noodle y Rol Sun, para probar Dim Sum: una suerte de tapeo chino.

A raíz de la post guerra

En Toronto hubo un antes y un después de la II Guerra Mundial, cuando un boom de inmigración la obligó a hacer espacio para los recién llegados convirtiéndose de va poco en una ciudad de rascacielos espejados. Ya en 1976 se edificó la CN Tower, de 533,33 metros, la torre que no solo definió el skiline de Toronto, sino que también se convirtió en uno de los edificios más altos del mundo occidental. 

Toronto se destaca por ofrecer casi todas las cocinas del mundo, por el arte vanguardista de sus museos, por sus habitantes con mentalidad abierta y respetuosa y por tener playas y pistas de esquí a tan solo una hora de distancia. 

Un edificio que sobrevive del pasado es el Gooderham Flatiron Building. Un espacio que hoy en día es para recorrer a pie y espiar dentro de las inmensas salas, exclusivos cafés como Balzac’s, casas de decoración, galerías de arte y restaurantes de autor 

*Vancouver: Es un desbordante puerto marítimo en la costa oeste de la Columbia Británica y se caracteriza por ser una de las ciudades de mayor densidad y diversidad étnica del país. Está rodeado de montañas, además de tener un activo ambiente artístico, teatral y musical. La Galería de arte es conocida por sus obras de artistas regionales, mientras que el Museo de Antropología alberga colecciones sublimes de las Naciones Originarias de Canadá.

Se considera una de las ciudades más agradables para vivir de acuerdo al equilibrio entre sus comodidades urbanas modernas y un espléndido entorno natural. La ciudad constituye la puerta de entrada a la impresionante naturaleza de Canadá, ya sea a la costa oceánica o las montañas del Pacífico. Quienes la visiten no deben dejar de recorrer el centro de de Vancouver con playas maravillosas y montañas cubiertas de bosques. Así como también, el parque Queen Elizabeth o el parque Stanley, el puente Lions Gate y la cima de la montaña Grouse. También como una de las atracciones familiares más populares está el Acuario de Vancouver dentro del Parque Stanley. Un espacio gigantesco lleno de lugares de interés con lobos marinos, morsas de exposición además de medusas y los tradicionales peces.

*Montreal: La ciudad es muy nueva y vieja a la vez. Fue fundada en 1642, pero filtrea con el futuro sin soltar su pasado francés y construye rascacielos sin deshacerse de los parques. Es la principal ciudad de habla francesa fuera de Francia y por otro lado, la zona de Old Montreal recrea algo de su espíritu con las callecitas de adoquines alumbrados con farolas, las galerías de arte, boutiques de artesanos y cafecitos que funcionan en edificios de los siglos XVIII y XIX y su propia basilica de Notre Dame que data de 1829, una pieza gótica con impactantes vitraux que reproducen escenas de la ciudad, el interior revestido con tallas de madera y un órgano con más de siete mil tubos. 

Dos rasgos bien neoyorquinos son los rascacielos de Downtown y su sociedad cosmopolita. Al igual que en Nueva York hay barrios que agrupan diferentes culturas como Little Italy o la iglesia renacentista de la Maddona della Dedfesa con frescos de Pierlucio Pellissier. Pero más allá de Paris o Nueva York, esta ciudad tiene su esencia. A pesar de que, como en Toronto, hay una ciudad subterránea con más de 30 km de locales para los días helados, Montreal ama salir a la calle. Es que afuera es donde todo sucede. Allí están las fuentes de la Place des Artes en el centro; se celebran más de 108 festivales en el año, se organizan muestras de esculturas de hielo durante el invierno y se recibe el verano con fuegos artificiales.

Los montrealeses además, no tardan más de 30 minutos en llegar a las oficinas y los viernes cierran a las 15 horas. Como los autos y los taxis son caros, todos caminan o andan en bici, siempre del lado de la calle donde calienta el sol. De hecho la ciudad tiene 800 kilómetros de bicisenda, estacionamiento gratuito y duchas para empleados en casi todos los trabajos. La ciudad cuenta con más de 6000 restaurantes y sus habitantes pueden gastar un 20 % de su sueldo en almorzar.